Escenas de un supermercado

Escenas de un supermercado

manos super

Umm, !éstas están más ricas!, afirma con una sonrisa. Ah, ¿sí?, responde ella sin prestar mucha atención mientras saca cinco euros del monedero y se lo extiende para que se cobre.

Sí, y es que a mí lo salado, ummm, contesta mientras le roza suavemente la mano al devolverle las monedas sobrantes de la compra. Ni siquiera le ha mirado pero se va del supermercado sintiendo que toda su piel está erizada.

Desde ese día, vuelve todas las mañanas. El roce -¿casual?- y el comentario – ¿inocente?- convirtió aquel supermercado en su favorito del barrio.

Agosto, 2016

(c) Josefa Molina


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s