Y mis manos hacen el resto

Mis manos hacen el resto

madame

Mi cuerpo tiembla

y la mente se entrega.

 

Mustio quedó el deseo

de tanto esperar

una caricia que lo aliente.

 

Mis pensamientos se alejan

buscando el estímulo ajeno

ya a los besos.

 

¡No hay vacío más inmenso

que el cuerpo que

no es tentado por el deseo!

 

Mis manos hacen el resto.

Febrero, 2016

(c) Josefa Molina


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s