Josefa Molina – La lágrima invertida

palabrayverso

La lágrima invertida

ubicación.jpg

Aquel día el dolor de cabeza era más insoportable que nunca. Lo cierto era que cada día que pasaba aquel pinchazo se hacía más persistente e insoportable. Al principio comenzó por un ligero cosquilleo en el mismo centro de su redonda cabeza. El picazón crecía por oleadas, como si minúsculos piojos se divirtieran realizando invisibles carreras de coches sobre su cuero cabelludo.

Horrorizado corrió hasta el baño en busca del pequeño cepillo dentado que tantas veces había utilizado para limpiar la rizada melena de su hija. Se peinó el pelo una y otra vez sin que ningún bichejo quedara atrapado entre las púas del cepillo. Sin embargo aquel masaje de acero calmó el clamor que recorría su piel.

Se meció relajado el pelo. A pesar de sus 56 años mantenía una tupida cabellera. Inevitablemente comenzaba a clarear por las sienes, lo que le confería un aire de…

Ver la entrada original 769 palabras más


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s